Síguenos en fb.com/fundacionmahatgandhi Síguenos en twitter @edugandhi
 
 





 
 

MI HISTORIA DE VIDA

MONICA M. BETANCUR J.
BECARIA 
3er. SEMESTRE DE LICENCIATURA EN LENGUAS EXTRANJERAS
UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

Mi nombre es Mónica Marcela Betancur Jaramillo, nací el 29 de noviembre de 1977, soy hija de Maria Eugenia Jaramillo y Álvaro Jaime Betancur Ríos. Los dos tenían 19 años cuando yo nací, para ellos fue un poco difícil asumirlo porque a pesar que se querían mucho no se comprendían, por eso mi madre y yo vivíamos con cuatro tíos en la casa de mi abuela materna en el barrio castilla. Mi abuela a quién tengo tanto que agradecerle se ocupó de mi crianza mientras mi madre trabajaba como mesera en un restaurante, mi padre trabajaba como conductor de un bus que le pertenecía a mis abuelos paternos; éste fue asesinado por la policía cuando yo tenía 5 años de edad, para mi fue un poco traumático pero lo superé pronto porque no tenía bien claro cual era su papel en mi vida, y además la figura paterna la encontré en mi tío Orlando quien siempre me brindó su cariño y acompañamiento.

En general puedo decir que tuve una infancia tranquila y muy feliz, rodeada de afecto y estabilidad económica; me he caracterizado por ser una buena estudiante, la primaria la terminé en la escuela Urbana Integrada El Picachito, luego comencé el bachillerato en el Colegio IDEM 12 de Octubre, en ese entonces vivía en el barrio El Picacho, en el cual se iniciaba una temporada muy dura de violencia, protagonizada por las Milicias Populares quienes se apoderaron del barrio y asesinaron a muchos jóvenes y personas inocentes que no hacían parte del conflicto armado. Un día, cuando cursaba segundo de bachillerato iba para mi casa después de salir del colegio y en el camino me encontré en medio de un enfrentamiento a bala entre los jóvenes del barrio que estaban cansados de soportar tantas injusticias y las milicias populares, hasta aquí tengo claros mis recuerdos, después solo sé que desperté en el hospital demasiado grave y rodeada por mi familia, además ya no veía, la luz de mis ojos se había apagado para siempre. Luego mi familia me contó lo que había sucedido mientras estuve en coma: “Que yo había llegado al hospital debatiéndome entre la vida y la muerte y el médico pidió a mi tío que firmara la autorización para una cirugía urgente que me debían hacer, y fue muy claro al explicarle que no habían garantías, que podía quedar en estado vegetativo, con problemas mentales o morir durante la cirugía; todo este mal panorama lo dejó muy triste y pensativo, pero después de mucho pensar firmó y la cirugía fue un éxito”

Cuando pasó esta tragedia yo apenas contaba con 15 años y una vida por construir, estar ciega era demasiado doloroso para mi, teniendo en cuenta que me gustaba mucho leer, pintar y sobre todo me apasionaba el baloncesto, cosas que supuestamente ya no podría volver a hacer. En ese momento me sentí como una marioneta cuando le cortan los hilos, como si el mundo se me hubiera venido encima, hasta pensé en suicidarme, pero me acordé de DIOS y le pedí que me diera fuerzas para afrontar esta nueva vida, que no dejara que la tristeza agobiara mi corazón y que me enseñara a perdonar. A partir de esta situación comencé el proceso de elaboración del duelo y superación. Mi familia jugó un papel importante en mi rehabilitación, y yo hice mi parte, comencé a estudiar en el INCI (Instituto Nacional Para Ciegos) el braille, orientación y movilidad, habilidades de la vida diaria, encuadernación, entre otras. Después reinicié mi bachillerato en el ITM Campus Castilla y a la vez estudiaba inglés en la Escuela de Ciegos y Sordos, luego me presenté a la convocatoria de la Universidad de Antioquia y no pasé, pero no me desanimé, volví a presentarme a Licenciatura en Lenguas Extranjeras en la misma universidad y esta vez si pasé. Empezó a preocuparme de donde iba a conseguir el dinero para poder estudiar, porque mi familia aunque tenía buena voluntad y deseaba que yo saliera adelante, no contaba con los recursos económicos. Entonces empecé a trabajar con El SENA como Promotora Comunitaria y Líder en Discapacidad, yo estaba muy feliz porque pensé que podía trabajar y estudiar a la vez, pero no fue así, la universidad era muy demandante y mi trabajo mucho más, por eso me veía obligada a renunciar a uno de los dos, si estudiaba no podía trabajar, si trabajaba no podía estudiar, así que nuevamente volvió a mi la preocupación; pero DIOS que siempre está ahí para levantarme, puso en mi camino la FUNDACION MAHATMA GANDHI, un primo me habló de ella y me dio los datos, me presenté y me dieron la oportunidad de pertenecer a esta bonita familia encabezada por don HARIVADAN y doña HASITA.

En la actualidad estoy terminando el tercer semestre de Licenciatura en Lenguas Extranjeras y vivo muy agradecida con la Fundación Gandhi , no sólo por el apoyo económico, sino también por la formación que nos brinda a mí y a mis compañeros.

Estoy muy agradecida con Ana Lucia y con todos los miembros de la fundación que ahora hacen parte de mi vida.

Deseo continuar con mis estudios, ser una excelente profesional y cumplir todas mis metas, entre ellas está continuar con la misión de la fundación, “Sembrando para Servir” y también buscar un mejor futuro para mi mamá, mi hermana y mi sobrino.


Más Historias de Vida
 
<< Inicio|Start < Anterior|Prev 1 2 Sig.|Next > Final|End >>

Resultados 2 - 2 de/of 2
   
 
 
 
 
Cra. 52 No. 35-33 Tels: (57) (4) 385 1230 - 381 7986
Fax: 232 5818 Email: info@edugandhi.org - edugandhi@yahoo.com
Medellín - Colombía